Archivo por meses: junio 2016

  • Receta vegana de tarta de queso (vegan cheesecake)

    Me confieso: soy una fan acérrima de la gastronomía vegana aunque no se me puedo considerar vegana como tal, de hecho, si habéis visitado mis perfiles de Instagram o en Snapchat lo sabréis. Cocino mucho y disfruto de todo, así que más bien soy fan de todas las posibilidades que ofrece este tipo de cocina. Me encanta probar recetas healthy, empaparme de todas las alternativas que hay para hacer una receta típica y que quizás no conocías. De la simplicidad de sus ingredientes tan completamente nutritivos, de las sorpresas que te llevas en el momento de la pitanza porque siempre comértelas es lo mejor. El descubrir lo tremendamente buenas que están y además, más sanas que las habituales.

    Por eso os traigo esta receta de Tarta de Queso Vegana o Vegan Cheesecake, una receta muy fácil de hacer, que no necesita horno y que puedes conservar en la nevera como desayuno o merienda para ti o para toda la familia. Sin más, una receta sana y apetecible cuando se nos antoja dulce. ¿Quién le dice que no a una tarta?

    Ingredientes para la tarta de queso

    Para la base:

    Para el relleno:

    Para la cobertura:

    Como endulzante tanto para el relleno como para la cobertura sois libres de usar la que queráis. Cada cual a su gusto: Canela en polvo ecológica bio 33gr FINCA LA MESA, Sírope de ágave ecológico bio 250ml ALLOS o Azúcar Integral caña con melaza 1kg EL GRANERO. Depende el que uses el toque final de la tarta de queso será diferente. ¡Haz la prueba!

    receta-vegana-tarta-queso-yersana-02 ingredientes tarta de queso vegana

    Preparación

    1. Ponemos los anacardos en remojo toda una noche con agua suficiente para que los cubra. Los mojamos porque buscamos que se ablanden y pierdan el sabor para hacer el relleno. Este fruto seco es idóneo para hacer este tipo de cremas debido a su materia grasa. Si por cualquier motivo no podemos comer anacardos lo podemos sustituir por almendras. Eso sí, siempre los frutos secos crudos. Se puede conservar en la nevera.
    2. Al día siguiente antes de comenzar ponemos también los dátiles deshuesados en remojo en agua caliente unos 10 minutos. De esta forma, se hidratan un poco, se ablandan y doblan su tamaño. Pasado el tiempo los colamos y esperamos unos minutos que tiren todo el agua.
    3. Ponemos todo el paquete de rosquillas ecológicas de Avena en la batidora y batimos hasta que se queden hechas polvo. Añadimos los dátiles y batimos hasta que se forma una crema. Esta será la base para la tarta de queso.
    4. Elegimos un molde que podamos introducir al congelador. Ponemos papel de horno en la base y volcamos la crema de la batidora. Extendemos bien y de manera uniforme para que se reparta por toda la base.
    5. Colamos los anacardos. Pasamos a echarlos en la batidora con todo el bote de Leche de Coco Bio de Dr.Goerg. Es la mejor que hay para hacer este tipo de recetas. En este caso no valen otro tipo de leches de coco porque en verdad las que vienen en tetabrick son bebidas vegetales. Aquí queremos grasa, la grasa saludable que tiene el coco en este formato. Lo batimos hasta que se va espesando. No tiene que quedar ni un trocito pequeño de los anacardos. Tiene que ser todo una crema. Es el momento de endulzar. Lo suyo es poner aquí a gusto canela o agave. No recomiendo azúcar porque no se desintegra.
    6. Lo volcamos todo encima de la base que tenemos en el molde. Repartimos bien y si nos salen burbujitas tenemos que darle un sutil meneo o un par de golpecitos por abajo. Lo metemos al congelador. En unas cuatro horas lo tenemos listo pero cuanto más tiempo lo dejemos mejor. Si aguantáis que pase la noche, mejor.
    7. Por otro lado, en un cazo ponemos las frambuesas congeladas y las cubrimos con agua. Le añadimos un chorrito de limón y llevamos a ebullición. Cuando rompa a hervir retiramos del fuego y añadimos las cucharadas de chía y el endulzante. Aquí si que se puede poner el azúcar porque al estar caliente se disuelve pero te aconsejo que no peques. El punto ácido de la frambuesas es lo suyo. Vamos removiendo mientras que se va enfriando. Finalmente volcamos en un bol y dejamos reposar hasta el día siguiente. La chía se tiene que hidratar para que se active la semilla. Lo reservamos en la nevera.
    8. Ya al día siguiente. Sacamos el molde de congelador, ponemos la cobertura por encima intentando ser generosos por todas partes y cuando tenga la temperatura perfecta cortamos, emplatamos y disfrutamos.

    Como veis, una receta muy fácil de hacer. Con la única pega que requiere un poco de tiempo en el proceso. Pero de verdad os digo, que la espera merece la pena.

    Resumen

    • Dificultad: media
    • Tiempo: 1h (mas tiempos de remojo y congelador)
    • Raciones: 8

    Resultado final

    receta-vegana-tarta-queso-yersana-01 Resultado final de la tarta de queso vegana

1 Artículo(s)